El puzle

 

El proceso de compilación de Ezequiel Martínez ha terminado, y ahora toca montar todas estas piezas para Upman. Va a ser un proceso curioso, aunque largo, me temo. Esto es lo que tengo ante mí:

 

dscn07751

Anuncios

9 comentarios to “El puzle”

  1. Amparo Vilaplana Says:

    Me está encantando su novela. ¡Enhorabuena! No sé si será perfecta o no en el sentido en que usted lo entiende pero el hecho de que esta lectora pueda estar escribiendo en esta página significa, al menos para mí, que lo puede llegar a ser. La verdad es que no he podido terminarla sin comprobarlo y, ahora que lo he hecho, estoy convencida de que lo será. Así que felicidades de nuevo y, por favor, no me cuente el final.
    Un saludo.

  2. reporteroramirez Says:

    Las buenas historias no tienen final, Amparo. Saludos y gracias

  3. Estoy alucinando con la novela.

  4. bravo…

    ni un cabo suelto sr. Ramirez… 😉

  5. Magnífica novela. Es lo mejor que he leído en años. Le deseo mucha suerte con ella. Ya la veo en el cine.

  6. Parece una piscina vacía.
    O un cubo de Rubik sin solución (o con infinitas).

    Felicidades por ese dossier en Upman.
    Si la tarea fue árdua, merció la pena.

    Sin embargo, ¿hay más vida en Pangea para Alba Cromm a parte de tu blog? ¿O los cables a la virtualidad eran simplemente como dedos señalando puertas abiertas que en realidad acaban estando pintadas en la pared?

  7. Buen intento con su novela. Pero le faltan puntadas a esta costura.

    Muchas cosas quedan en el aire: relaciones personales emborronadas, alusiones veladas a personajes que no terminan de entrar, presentaciones que no llevan a ningún lado, hilos argumentales que huelen descaradamente a despiste… El lector se siente engañado.

    Y otras cosas están demasiado explicadas: lo que es un SMS, cómo funciona un programa detrminado, quién escribió qué poema o libro, las motivaciones de un pederasta… Se nota una pesada carga didáctica que, en algunos párrafos, lastra la fluidez de la trama. Tal vez, señor autor, le resulta complicado esconder su perfil de ensayista cuando se enfrenta a la ficción pura.

    Por otro lado, las tensiones narrativas están deficientemente encajadas con los medios que, supuestamente, soportan la ficción: blogs, prensa, chats, diarios personales… ¿De verdad se escribe así en la red hoy en día? ¿O estamos en un futuro que mezcla los géneros sin respetar sus características propias? La narración oral no es lo mismo que la escrita.

    Sin embargo, el final es sorprendente, efectivo.

    Buen intento. Pero le falta un hervor. O dos.

    A pesar de todo es de agradecer que se sigan abriendo caminos hacia nuevas formas de narrar, fragmentarias y difusas, como nuestro presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: